martes, 8 de agosto de 2017

El asesino del acantilado, de Antonio Manzanera



















Datos técnicos:


Título: El asesino del acantilado.
Autor: Antonio Manzanera.
Editorial: Ediciones B (Grupo PRH).
1ª edición: enero/2017.
Encuadernación: tapa blanda con solapas.
Idioma: español.
ISBN: 978-84-666-6052-5
Nº pág.: 352


Sinopsis:


Los Angeles, 1984. Al detective privado Cheney Moore no le sobran los clientes, así que cuando Charlie Wilson llama a su puerta, no rechaza su encargo aunque le sobrarían motivos para hacerlo.
Wilson es el taxista de la cárcel de Oldstock, el hombre que se ocupa de recoger a los presos que son puestos en libertad. Cuando uno de sus «clientes» es asesinado el mismo día en que sale de la prisión, Wilson recurre a Moore con una extraña petición: ¿podrá ayudarlo a encontrar los tres millones de dólares que robó el muerto y que nunca aparecieron?
Así arranca esta monumental novela negra ambientada en Los Angeles entre 1977 y 1984. Una trama poliédrica y llena de ritmo que combina un dominio del género que recuerda a Raymond Chandler con el universo de True Detective.
Tras cosechar el aplauso de la crítica y de los lectores con sus libros anteriores -El informe Müller fue considerado el mejor thriller histórico del año por El Cultural y La Razón-, Antonio Manzanera se sumerge ahora en la esencia más pura del género negro.



Opinión Personal:



De Antonio Manzanera leí dos novelas: La suave superficie de la culata (reseña) y La tercera versión (reseña). Tras la lectura de El asesino del acantilado, su última publicación hasta la fecha, tengo muy claro que es un autor a tener muy en cuenta, porque sus novelas son muy atractivas para el lector. Su buen hacer literario está presente en cada una de ellas: destacaría, sobre todo, la atmósfera que crea en torno a los personajes, para que nos sintamos transportados a la época en la que se desarrolla la trama de turno; y el trasfondo histórico que acompaña a sus obras, en donde se ve claramente que detrás de todo ello hay una exhaustiva labor de documentación. En mi modesta opinión, creo que su fichaje por una editorial como Ediciones B, del grupo Pengüin Random House, le servirá como aliciente para deleitar a los lectores con obras de contrastada calidad.

De nuevo nos encontramos con una novela que comienza por el desenlace. Como digo habitualmente en estos casos, el autor tiene que hilar muy fino para contarle al lector cómo se ha llegado a esa situación que nos ofrece el narrador de turno. Pero, en esta ocasión, el lector se encontrará con que ese final abarca uno de los tres grandes bloques en los que se estructura la novela. En los otros dos, Antonio Manzanera desmenuza lo ocurrido en ese primer tramo, para que así tengamos más clara de cómo se fueron fraguando los hechos que desembocaron en el robo de los tres millones de dólares en una entidad bancaria de Santa Teresa, y en el asesinato del autor del mismo, quien se cree que pudo haber sido obra del llamado asesino del acantilado, por coincidir con las pautas que seguía ese asesino en serie. De este modo, estamos ante una novela compleja, en la que en un principio nos da la impresión de que está compuesta por tres relatos independientes, pero a medida que avanzan los episodios, nos daremos cuenta de que tenemos ante nosotros un verdadero puzzle en el que van encajando todas las piezas a la perfección.

Una vez más, prefiero no contar nada sobre el argumento de El asesino del acantilado, y centrarme en mis impresiones personales, porque creo que la sinopsis adelanta suficientes datos al lector para que se haga una idea de lo que le ofrece esta novela. En la sinopsis nos presentan a Wilson, un taxista que se ocupa de recoger a los presos de la cárcel de Oldstock, que son puestos en libertad. Cuando uno de sus «clientes» es asesinado el mismo día en que sale de la prisión, Wilson recurre a Moore con una extraña petición: ¿podrá ayudarlo a encontrar los tres millones de dólares que robó el muerto y que nunca aparecieron? Creo que la sinopsis invita a que nos sintamos atraídos por lo que en ella se nos ofrece. Ya adelanto que, quien no la haya leído todavía, y le guste este género literario, va a disfrutar de principio a fin con todo lo que ocurre en esas tres partes en las que está estructurada esta novela; incluso estoy seguro de que a algún lector le supo a poco la trama que tan magistralmente desarrolla el autor, escrita a ritmo de triller, en la que el ritmo apenas decae.

Antonio Manzanera ofrece al lector una novela absorbente: por un lado, la presencia de dos narradores acapararán nuestra atención; en este sentido, el autor prepara al lector para cuando se produzca el cambio de la voz narrativa, ya que el narrador omnisciente que inicia el relato desde las primeras páginas es sustituido, poco a poco, por uno en primera persona, que nos lleva hasta las últimas páginas de esta magnífica lectura. Por otro lado, tendremos una serie de giros que provocarán que la lectura sea cada vez más adictiva, y nos invite a seguir leyendo para saber quién y cómo robó los tres millones de dólares, y si realmente fue el conocido como el asesino del acantilado el autor de la muerte de Ralph Sanders. A ello hay que añadirle que estamos ante una novela en la que los episodios se suceden de forma regresiva, abarcando un período de siete años, desde 1984 hasta 1977.

A medida que avanzaban los episodios de El asesino del acantilado, me hacía ver que no estábamos ante una novela sin un protagonista definido, sino más bien ante una obra coral, en la que varios personajes llevan el peso de la trama, y cobran protagonismo en cada uno de esos tres bloques: el investigador privado Cheney Moore; el preso Ralph Sanders y Frank Madison, vigilante de prisiones. Son personajes bien construidos, estereotipados, muy propios todos ellos de una novela negra de corte clásico. A Ralph Sanders y Frank Madison los iremos conociendo en mayor profundidad en la segunda y tercera parte de la novela, pero el investigador privado, Chenney Moore, tendrá una presencia más lineal. Junto a estos tres personajes, hay otros secundarios que guardan relación, sobre todo, con la figura de Frank Madison, casi todos ellos relacionados con el mundo de la mafia, en el que poco a poco se irá integrando este personaje. De todos ellos, iremos conociendo sus luces y sus sombras, y será sobre todo Frank Madison quien despierte mayor interés en el lector, y de quien se llevará alguna que otra sorpresa a lo largo de la narración.

Otro rasgo que caracteriza a las novelas de Antonio Manzanera, es el aspecto visual de los episodios, y el dinamismo de las situaciones que se suceden, por lo que el lector podrá imaginarse perfectamente cómo se desarrollan cada uno de ellos. Los Ángeles, la ciudad de Santa Teresa y la prisión de Oldstock serán los escenarios que causen el efecto que acabo de comentar. A través de estas tres localizaciones, el lector que guste de este género literario tendrá la oportunidad de disfrutar de tres variantes del mismo en El asesino del acantilado: una primera parte de corte policíaco; una segunda en la que cobra protagonismo la prisión de Oldstock; y una tercera en la que conoceremos la actividad de la Cosa Nostra californiana, en donde en esta ocasión se introducirán en el negocio ilegal de cintas de pornografía casera de importación. Aquí el autor demuestra un claro conocimiento del mundo de la mafia, como ya lo pudimos comprobar en La suave superficie de la culata.

El asesino del acantilado es una novela de una estructura original, pero que no es impedimento alguno para su lectura, porque las páginas irán avanzando de forma fluida, casi sin darnos cuenta, y se nos pasará por alto ese detalle. Está escrita con un estilo muy directo, en el que el autor emplea un lenguaje propio del género, y en donde abundan los diálogos que agilizan el ritmo de la lectura que, como ya dije anteriormente, su ritmo apenas decae.




Biografía:




Antonio Manzanera nació en Murcia en 1974. Economista de profesión, y un apasionado del Finanzas para emprendedores que hasta la fecha ha conocido tres ediciones y ha salido en Booket en edición de bolsillo. Su vida profesional ha transcurrido tanto en el sector privado y como en el público, siempre dentro del ámbito económico. Tras residir durante varios años en distintos países regresó a España, donde ha publicado las novelas El informe Müller (2013), La suave superficie de la culata (2013), La tercera versión (2014) y Nuestra parte del trato (2015), así como una continuación de su manual sobre emprendimiento titulada Los diez mandamientos del emprendedor.


Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía del autor, tomados de Megustaleer. Imágenes que acompañan al cuerpo de la reseña, de google imágenes. 




9 comentarios:

  1. He leído buenas opiniones de esta novela y la tuya lo confirma. No me importaría leerla, es del género que me gusta y si además es algo diferente en su estructura pues mejor.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Paco!

    A mi también me gustó bastante, lo disfruté mucho la verdad, y es que hijo, en cuanto cae en mis manos algo bueno de mi género favorito no paro hasta acabarlo, ansiosa que es una.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Coincido contigo, me gusto mucho, besotes

    ResponderEliminar
  4. La tengo en la lista de los que quiero leer, pero me temo que es difícil que la consiga. Seguiré con la esperanza y más tras leer tu reseña
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Todas las opiniones que he leído de esta novela son buenas pero por ahora no me animo, demasiado pendiente en mis estanterías.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Se me hace muy apetecible después de leer tu reseña. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hace tiempo que lo tengo en pendientes en cuanto pueda me hago con él. Besinos.

    ResponderEliminar
  8. No me he estrenado con este autor todavía y creo que tendría que poner remedio ya, con esta o con cualquiera de sus anteriores novelas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. También me gustó mucho. La ambientación, los personajes, la trama. Me paerció muy buen novela
    Besos

    ResponderEliminar